MÚSICA

Interpretar una obra de arte no es algo estático, algo matemático. Existe un diálogo entre el autor, la obra y el intérprete. Es un diálogo a tres bandas. Y este diálogo es original en cada uno de los intérpretes.

Enseñar música en San Charbel significa transmitir el lenguaje musical en forma vivencial, es decir, “el niño debe aprender haciendo”, ejecutando y estimulándose en sintonía con lo que lee, con lo que hace. La música es parte de nuestro ADN dentro del solfeo, el tiempo, el ritmo, que muchos dominan con gran destreza y siempre se muestran ávidos a compartir. El desarrollo artístico musical engloba como deber, estar preparados para admirar la belleza y sensibilizarlos hacia la expresión artística en general, que sumerge al ejecutante y maravilla al espectador en nuestra constante y destacada presencia en escenarios de envergadura. Somos partícipes en diversos certámenes musicales, marcando nuestro sello en Nueva Acrópolis.